Consejos para debutantes en Reproducción Asistida

Ojalá nos hubieran dado un mapa de ruta cuando iniciábamos un proceso de Reproducción Asistida, que nos hubieran tranquilizado diciendo:  “Escucha, todo lo que sientas a partir de este momento ES NORMAL.  No pienses en ningún momento que eres débil, floja o que te estás perdiendo a ti misma.  No te enfades contigo ni te culpes… y ahora, vamos al lío.”

Durante estos años en Hello! nos hemos dado cuenta que una de las situaciones más sanadoras para pacientes y sobre todo para debutantes en esta aventura es hablar con otras personas que han pasado por lo mismo, que pacientes que han estado en tu lugar te acaricien el alma y normalicen lo que te ocurre.  Algo mágico ocurre ahí que todo se vuelve más ligero, tanto para quien recibe el mensaje como para quien lo da, porque las veteranas también dan un sentido a su dolor y experimentan que hablan con amor infinito a alguien a quien acaban de conocer.  ¿Por qué ocurre esto?  Sencillamente porque les hablan como si estuvieran hablando a su yo del pasado, a su yo debutante.

Hoy os traemos unos cuantos tips para sobrevivir al inicio y aligerar el peso de esas primeras noticias que nunca hubieras imaginado tuvieras que escuchar.

  1. Paso a paso.

Ten presente esta premisa desde el principio:  Step by Step. Pasitos cortos.

Es lo mejor para que las expectativas (positivas y negativas) no se enreden en tus pies.

Que tu meta más larga sea la siguiente consulta sin dejarte llevar por desenlaces.  Ya estás en ello y esto es lo más importante.

2. No te sientas débil por estar triste

Hay algo curioso en este asunto y es que al principio solemos decir:  «Estoy bien, yo lo voy a llevar genial, no estoy obsesionada… que sea lo que Dios quiera, etc.» y de repente hacemos PLOF y nos venimos abajo, generalmente cuando se han sumado dos o tres consultas o después de un primer tratamiento fallido.

No eres débil ni floja ni nada por el estilo por sentir una sensación de caída al vacío:  es totalmente normal y debes permitirte que sentimientos de agobio y bloqueo te visiten.

No dejes que te dominen y mantenlos bajo control con la ayuda de un psicólogo desde el principio.  Te ayudará infinito a dar pequeños y saludables pequeños pasos.

3.  No dejes de lado tus proyectos personales.

Y de pronto todo lo que te interesaba ha dejado de brillar.  Lo dejamos aparcado porque ni nos motiva, ni nos apetece, ni nos hace vibrar como antes.

Depende de ti hacer este pequeño esfuerzo de no soltar la mano de todo eso que te gusta y te mantiene atenta a otras cosas.  Va a ser tu tabla de salvación, como la de Rose en el Titanic, esa en la que decía que aquí no cabe nadie más pero tú y yo sabemos que haciendo un esfuerzo Leonardo Di Caprio se podría haber subido perfectamente.

4. Proyectos en pareja.

Y hablando de compartir tabla, no te olvides de tu pareja si has iniciado este proceso en tándem.

Cuidad de vuestro espacio y ser empáticos el uno con el otro.

Ten presente que cada persona tenemos un modo de afrontar los obstáculos y que si tú tienes necesidad de hablar non stop sobre el tema, es probable que él sienta serenidad dejando que las cosas fluyan.

Generalmente los chicos suelen dejar todo esto en manos de los especialistas y lo que más les preocupa es que su amore esté bien y a veces se bloquean porque no saben cómo ayudarnos.  Es posible que le escuches decir «Si no lo logramos ya viajaremos, lo importante es estar tranquilos, no estamos tan mal sin hijos» cuando en realidad lo que quieren decir es «No quiero que estés triste, me parte el corazón verte tan preocupada, no sé como ayudarte, te quiero a ti por encima de todo», pero ya sabes que este tipo de cosas solo suenan bien en los guiones de las telenovelas turcas.

Hablad de todo, de como os sentís y de lo que necesitáis, pero sobre todo seguid disfrutando el uno del otro y sin dejar de elaborar proyectos conjuntos.

5. Apóyate en los tuyos.

Compartir esta aventura es algo que solamente tú debes decidir.  Hacer partícipe a tu entorno como no hacerlo es siempre tu decisión y la que elijas será la perfecta.

Pero sí que te recomendamos tener al menos un cómplice, bien elegido, que sepa cogerte la mano y tocar tu corazón.

Te aliviará mucho tener un hombro en el que apoyarte.

6.  Es el momento perfecto para empezar a adquirir hábitos saludables.

Y es que nos motiva mucho más hacerlo por nuestro futuro hijo que por nosotros mismos.

Comienza una nueva rutina de hábitos saludables dirigidos por especialistas: nutricionistas, coach, etc. implementando pequeños cambios que te hagan sentir que estás aportando puntos positivos a esta aventura.

Marian Cisterna, nuestra fundadora, siempre nos dice que esto es como la ficha central del Trivial:  cada parte que podamos aportar suma un quesito (nutrición, ejercicio, yoga, mindfulness… y los tratamientos son varios quesitos juntos) no por tener la ficha completa te asegura un embarazo con bebé en casa, pero desde luego estás sumando muchas más probabilidades.

Además tu organismo te lo agradecerá dándote dosis extra de buen humor.

7. Ya estás en ello.

Tal vez sea el mensaje estrella que debes tener presente durante toda esta aventura:  ya estoy en ello, diferentes especialistas se están ocupando de mi problema y ya he iniciado el camino.

Cada paso que des te acerca sin duda a la meta.

Y sin duda alguna, hoy estás más cerca de lograrlo que ayer.

recuerda que este artículo puede ser de interés para tus seguidores, comparte mari, comparte, que compartir es vivir:
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook

Recuerda que puedes seguirnos en redes sociales y contactar con nosotros en:

hola@grupodeapoyohello.com