Historias de pacientes en Reproducción Asistida

HISTORIAS DE PACIENTES

EN REPRODUCCIÓN ASISTIDA

Cuéntanos tu aventura en reproducción asitida. No importa si debutas, si llevas más tiempo del que desearías, si ya cerraste esta etapa, si lo conseguiste o no o si ni siquiera la inicaste porque o bien, finalmente no te sentías preparada para someterte a un tratamiento o bien estás por aquí porque una amiga, hermana o tu prima está pasando por esto (tu historia también es importante y sería estupendo poder leerla)

Puedes hacerlo de manera privada o pública.

Si decides hacerlo de manera anónima recuerda no mencionar tu ciudad ni nada que pueda comprometer tu privacidad.

Si quieres compartir tu perfil de Instagram no olvides dejarnos el nombre con el que apareces. Por ejemplo @grupodeapoyohello (este es el nuestro)

Instagram tiene un número limitado de caracteres, por lo que no podemos publicar una historia excesivamente larga.

Revisa tu texto ortográfica y gramaticalmente.

Las historias seleccionadas para ser publicadas se compartirán tal cual, es decir copiaremos y pegaremos.

DURANTE EL MES DE NOVIEMBRE, IREMOS PUBLICANDO VARIAS EN NUESTRO PERFIL DE INSTAGRAM Y A FINAL DE MES UNA DE LAS HISTORIAS SELECCIONADAS SE LLEVARÁ UN SET DE REGALO. En esta ocasión la bolsa de algodón SOMOS UNA PIÑA y el libro NO TIRES LA TOALLA HAZTE UN BONITO TURBANTE.

COMPARTE LA TUYA

LEE LAS HISTORIAS CADA SEMANA EN NUESTRO INSTAGRAM...

Cómo frenar pensamientos negativos

FRENAR PENSAMIENTOS NEGATIVOS en Reproducción Asistida

banner artículo blog (5)

A diario refresco mi memoria para preguntarle a la paciente que fui “Marian, ¿Cómo te sentías al principio? ¿Qué pensabas? ¿Y después? ¿Y al final?” ya que me permite conectar con la audiencia de Hello! y poder elaborar recursos que hubiera necesitado en su día.

Aun así, me sigue sorprendiendo como aquella chica que fui en 2013 y las compañeras que hoy vivís este proceso, seguimos alineadas en una nube de preguntas y culpa que, normalmente, no conducen a nada.

El ¿Por qué yo? me acompañó mucho tiempo, muchísimo.  Y no dejaba de pensar en todas esas personas que no deseaban ser padres y lo fueron, o los que lo eran y no cuidaban a sus hijos… recuerdo decir: “¿Pero por qué está esto tan mal repartido? ¿Por qué es tan injusto?” y estas preguntas se enredaban con otras igual de perturbadoras, sumándole una profunda tristeza clavada en mis entrañas, desilusión y un agotamiento físico y mental indescriptible.

¿Se pueden combatir estos pensamientos? ¿Qué puedo hacer para no dejar que me ganen la batalla a diario?  Hoy os lo contamos en Aloha Blog.

Antes de nada, vamos a explicar por qué nos sucede esto.

Cuando inicias un proceso de fertilidad, sabes entre poco y nada, pero algo que SI sabes es que no tienes ni idea de cómo va a acabar este asunto.  Éste y no otro es la mecha que enciende todo lo demás:  la incertidumbre de no saber si pese a todos tus esfuerzos, obstáculos saltados y dinero invertido, un bebé te está esperando al final del camino.

Y como la hierba seca que enciende una hoguera: la incertidumbre es el combustible perfecto para  producir un estado de ansiedad constante, pero (y por mucho que nos cueste decirlo) es absolutamente normal (y esperable) que esta hoguera se encienda porque estás en un continuo estado de alerta ante una situación super estresante.  Querida, bienvenida al club:  eres humana.

Uno de los consejos que puedes escuchar más a menudo es que pensando en otra cosa rebajaríamos la intranquilidad, pero (espera que me da la risa) ¿En serio me estás diciendo que piense en otra cosa? Pero… WTF?

Deja de pensar ahora mismo en el color blanco. No veas el blanco en el fondo de este artículo, ni en lo que te rodea.  Blanco, blanco, blanco.  Qué… ¿Qué tal? ¿Lo has logrado?  Ya… pues con la infertilidad pasa lo mismo.  Nos enfrentamos a ella a diario, aunque nada ni nadie nos hable de ella.  Se nos ha adherido al corazón.

Iremos por partes.  ¿Cuentas ya con la ayuda de un psicólogo especializado en reproducción asistida? Si la respuesta es SI, felicidades.  Vamos bien.  Seguramente ya os habréis puesto manos a la obra con este asunto.  Si tu respuesta es NO, dont worry.  Sé que no todo el mundo está preparado para dar ese salto, pero tal vez este sea el momento de empezar a plantearse que si cuando te duelen las muelas vas al dentista… ¿Por qué no ir al psicólogo cuando necesitas herramientas emocionales para enfrentarte a una situación complicada?

Vas a necesitar ayuda externa amiga, porque nadie nace preparado para sortear algunos obstáculos que aparecen en nuestro camino.  Y un especialista que conozca la ruta te personalizará un camino más fácil y te dirá qué tienes que meter en tu mochila.  Son los Emocional Planners de la fertilidad.

Pero así, para ir entrando en calor y hasta que tengas una primera cita con este profesional de la salud, te damos unos tips para salir del paso.

  1. DEJA DE PREGUNTARTE QUÉ VA A PASAR.  O al menos no te lo preguntes tan de continuo.  Céntrate en el presente.  ¿Qué estás haciendo ahora? ¿Ya has iniciado el proceso? ¿En qué punto te encuentras? ¿Puedes hacer algo más por ti hoy? ¿Qué necesitas ahora mismo?  Esas y no otras deberían ser tus preguntas.  Lo que nos lleva al siguiente punto…
  1. Agradece todo el esfuerzo que llevas a cuestas.  ¡Claro que si!  Tienes que decirte cosas bonitas.  Siempre estamos quejándonos de las #FrasesAdesterrar que nos dicen otros… pero, ¿Te has fijado como nos hablamos a nosotros mismos?  Que si no lo vamos a conseguir, que si te has puesto tarde, que si…. que si, que si.  ¡Vale ya! No seas tan dura contigo misma porque no te lo mereces para nada.  ¿Qué le dirías a otra compañera en esta situación? Seguro que ninguna de las cosas que te dices a ti. Ahora mismo tienes que decirte algo que te de valor.  Si no te sale te lo digo yo:  OLE TÚ. Vamos amore, que lo estás haciendo muy bien.
  1. METAS CORTAS.  Mira que os lo decimos veces, ¿Eh? Paso a paso, pasito a pasito… metas cortas.  Nada de irse ahí, a la META FINAL, que aún no han preparado ni el podium, ni la copa y ni siquiera está desplegado el estandarte que pone FINISH.  Nada.  Ve consumiendo etapas, cerrándolas bien en el caso que sean dolorosas y tengas que subir un nuevo nivel.  ¿Cuál es tu siguiente meta corta?  La más cercana, incluso aunque no tenga nada que ver con la fertilidad.  ¿Ir a comer hoy por ahí con tu churri?  Me parece una meta super molona, no te lo voy a negar.
  1. DATE PERMISO.  Seré breve: date permiso para estar triste, agotada, enfadada o con necesidad de aislarte.  Permítete esto, deja que salgan los sentimientos como el pitorrito de la olla exprés.  Poco a poco.  En el momento que te permites llorar, te quedas más ancha que larga.
  1. Hablando de necesidad de aislarte FUERA PERSONAS TÓXICAS.  Al menos durante lo que dure este proceso.  No estamos diciendo que las expulses de la tierra, simplemente que las eches a un ladito.  Con elegancia.  Con sutileza.  Y si no pudes hacerlo camina a un ritmo más lento que te permita que tus pasos y los suyos no vayan acompasados.
  1. CUÍDATE.  MÍMATE.  CÉNTRATE EN TI Y EN TUS NECESIDADES.  ¿Hace cuanto no te permites un día para ti solita? o por el contrario ¿Hace cuánto no te preguntas con quién te apetece estar y coges y llamas a esa persona y la invitas a comer y te echas unas risas o unos buenos lagrimones? Eres lo más valioso ahora mismo y tienes que cuidar este eje central de la historia que eres tú.
  1. IMPLANTA UNA ACTIVIDAD BUENROLLERA.  Y esta la tienes que elegir tú si o si.  Ya sea ejercicio, como apuntarte a un coro o jugar a los bolos con los abuelos del parque.  Lo que quieras.  Lo que te guste.  Aunque te apetezca cero pelotero porque eso lo hacía tu yo de antes y ahora ya como que no.  Cuesta el primer día, pero como te gusta, en el momento que lo retomes volverás a sentir mariposillas en el estómago.
  1. RETOMA UN PROYECTO OLIVDADO.  Y dale caña.  Porque estás en un momento ideal para poner tu atención sobre otro asunto.  ¿Te imaginas que de esta historia sale tu primera novela?  Vamos… la que suscribe esto sabe de lo que te está hablando y gracias a eso, nació Hello! Así que imagínate la que puedes liar.

Y ahora… ¿Cuál de estos puntos vas a empezar a aplicar?

¿Se pierden amigas en Reproducción Asistida?

¿Se pierden amigas durante un proceso de infertilidad?

Sentir que no te comprenden, que personas a las que quieres restan importancia a lo que te sucede o incluso, te dicen que has cambiado, son algunas de las cosas que tratamos en este post.

¿Se pierden amigas durante un tratamiento de fertilidad?

Tema complejo y doloroso el de hoy. 

En el LIVE junto a Patricia Carrasco escuchamos algo muy importante:  cómo se ve desde fuera nuestra andadura… y si, algo sospechábamos sobre que da la impresión de que estamos «obsesionadas» (horrible palabra en este universo).

Hace falta todavía mucho trabajo de campo para concienciar a la sociedad acerca de cómo es este proceso, pero ya os adelanto que nada ni nadie va a lograr que entiendas en profundidad algo hasta que lo vives en primera persona  y esto no pasa solo con la infertilidad, todos desconocemos los recovecos del dolor de otros al no tener experiencia.  Es humano, de ahí la importancia de no juzgar el dolor ajeno.

Partiendo de este punto, es probable que si nuestras amigas, familiares, compañeros, etc. estaban acostumbrados a que fuéramos la alegría de la huerta o que estuviéramos ipso facto cuando algo se tambaleaba, pronto echen de menos esa parte alegre o entregada que nos distinguía.

Perder, lo que se dice perder amigas, no debería ser un hecho frecuente, pero a veces ocurre.  Esto es así, ya sea porque ponemos distancia al no sentirnos comprendidas o preferimos ahorrarnos muchas explicaciones o dejar de ser “la pesadita de turno que solo habla de reproducción asistida”

Y es que a todos se nos olvida que cada uno de nosotros tenemos algo apasionante que compartir y necesitamos hablar sobre ello, desahogarnos, soltar lastre o simplemente que no noes recriminen que somos un monotema con patas.

Y eso cuando lo compartimos claro, porque si decidimos no hacerlo (que estamos en pleno derecho faltaría más) solo se percibe un cambio sin explicación.  Y eso, amiguis, si que descoloca al personal.  A nosotras también nos pasaría, ¿no?

Queda mucho por hacer y siento profundamente que sigan pasando estas cosas, pero es necesario que seamos capaces de dos cosas:

  • Explicar que necesitamos un tiempo, que ahora no tenemos el chichi pa’farolillos y que tendrán que ser pacientes con nuestros altibajos emocionales.  Si has decidido compartirlo, cuéntales con amor como te sientes y no esperes que te entiendan de hoy para mañana.  Cada persona necesita su tiempo. 
  • No esperes «lo que tú harías» porque eso no lo sabemos. 
  • Da libertad a las personas de decidir cómo y cuándo quieren estar.

Pero sobre todas las cosas, antes que esto, antes que nada:  RESPÉTATE TÚ Y PONTE EN VALOR.  Tienes entre manos algo importante y debes permitirte estar triste, enfadada, sentirte incomprendida o dar un taconazo en el suelo.  No sientas que eres débil o te reproches que no eres la misma, porque efectivamente, ahora, no lo eres:  estás en estado de alarma y la situación ha cambiado.  Pero… pasará.  Todo volverá a recomponerse y cada cosa que hoy sientes que está fuera de control, volverá a ocupar su lugar.

Si os sirve de algo, al final, con el tema de las personas que nos rodean siempre se quedan las que debían quedarse.  Y en el mejor de los casos este u otro problema que te aceche va a ser un filtro natural para que resistan las mejores, las que su ayuda es auténtica, las que incluso sin comprender lo que te pasa desean estar a tu lado.

Esto es una limpieza de armario fenomenal que harás varias veces a lo largo de tu vida. Es inevitable… pero como en la Ley del Orden de Marie Kondo: Cuando algo se va, deja espacio para que otras cosas nuevas ocupen su lugar.

Ayúdate d herramientas emocionales con un especialista, un psicólogo no solo te ayudará a pasar por esto, también te propondrá trabajar cómo enfocarlo para que en lugar de sentir que pierdes, te fortalezcas.

Prepárate para afrontar con calma lo que no está en tus manos y lograrás tener la mente clara para que estas cosas no te abrumen.

Y oye, en realidad no debería molestarnos que nos digan que hemos cambiado…  Todos cambiamos.  Todos los días.  Y no pasa nada.

20 Sesiones GRATIS de TERAPIA DE PAREJA pueden ser para ti.

20 Sesiones gratis de terapia de pareja pueden ser para ti.

Gracias a la Universidad de Navarra en colaboración con la Brigham Young University, parejas Hello! van a poder beneficiarse de 20 sesiones gratuitas de terapia de pareja.

Este es el texto que nos enviaron, el cual compartimos con vosotros para que podáis acceder a la información y ser parte de la selección

«Buscamos parejas en Málaga, Madrid y Zaragoza que quieran MEJORAR SU RELACIÓN DE PAREJA de manera TOTALMENTE GRATUITA.

¿Sientes que has perdido la conexión emocional con tu pareja? ¿Quieres hacer algo
para mejorar tu relación?

En la Universidad de Navarra (España), en colaboración con la Brigham Young
University (EE. UU.), estamos estudiando en qué medida la terapia focalizada en las
emociones puede ayudar a mejorar tu relación, bien a través de una intervención
psicoeducativa (un curso de día y medio) o de un proceso terapéutico de 20 sesiones.

Ambas intervenciones están dirigidas por psicoterapeutas específicamente formados en este modelo, iniciado en Canadá. Es el proyecto E(f)FECTS (Emotionally Focused Couple Therapy in Spanish).

Entra ahora en nuestra webwww.effects.es
Muchas gracias,
Equipo E(f)FECTS

https://youtu.be/V2zHWtqDVBw

Puedes seguir nuestro Instagram donde os recomendamos las cuentas de los especialistas que están colaborando en este estudio por si deseáis pedir más información.

Cuando dejes de pensarlo… te quedarás embarazada.

"Cuando dejes de pensarlo te quedarás embarazada" y otras milongas.

¿Por qué nos molesta tanto que nos digan esta frase? ¿O las super conocidas «No te obsesiones» «Relájate, vendrá en cualquier momento»?

Muy fácil: porque de algún modo sentimos que nos están responsabilizando del motivo de nuestra infertilidad.

Pero hay más, este tema da para mucho, así que te invitamos a que leas este artículo para saber cómo actuar ante estas situaciones.

Le cuentas a una amiga/prima/familiar que estás atravesando un proceso de fertilidad y si no es hoy, tal vez mañana escuches el «Bueno, sobre todo no te obsesiones» o la frase de manual que encabeza el título de este post.

Es inmediato:  nuestra mente y cuerpo sienten un golpe seco que nos produce rechazo e indignación.

Nuestro subconsciente piensa «Pero… What?  ¿Me estás diciendo que me estoy provocando esto? ¿Que estoy…. «loca»? ¿Que se me está yendo la olla?»

Y si, tenemos que darte la razón.  Es para enfadarse porque ni estamos obsesionadas ni mucho menos tenemos un problema (Dios no quiera) de salud mental.

Lo que ocurre (y esto es lo que explicamos en diferentes ocasiones a los familiares) es que estamos preocupados por nuestros hijos.  Si, esos que son invisibles para el resto del mundo excepto para nosotros que los visualizamos a diario aunque no nos lo propongamos.

Ocurre también, que aunque no queramos, este tipo de frases se cuelan en nuestro desánimo, sumando más ansiedad a un estado que de por sí ya es bastante caótico.

Por otro lado sentir ese manto de incomprensión de alguien a quien quieres o aprecias, es como si te soltaran de la mano cuando más lo necesitas, escuchamos un «No te obsesiones» y es como si nos cerraran una puerta en las narices.  Súmale una sensación de soledad y aislamiento a nuestra situación.

Pero… (y empecemos a desgranar este asunto) ¿Por qué nos dicen estas cosas?

Esto ya lo hemos explicado alguna vez pero nunca está de más repetirlo:

  1. La gente que nos quiere no desea vernos sufrir, por lo que esta frase hecha, les supone un recurso que creen nos va a ayudar.  No ayuda, pero muchas personas creen que si.
  2. No están asimilando lo que nos ocurre.  Recibimos mensajes a diario de pacientes que nos dicen que han discutido con su hermana/mejor amiga/madre porque han tenido que escuchar «Qué pesadita estás con el tema» o un «Todos tenemos problemas» cuando no las han tachado de tóxicas u obsesivas.  Nos da la sensación que la sociedad en general no sabe que la infertilidad es una enfermedad catalogada así por la OMS (Organización Mundial de la Salud).

No hemos elegido ser infértiles o que nuestro marido lo sea, como tampoco elegimos tener cualquier otra enfermedad, pero a día de hoy (y desde Hello! procuramos visibilizar este problema a diario) la infertilidad afecta a más de 48.5 millones de parejas en todo el mundo, que no es moco de pavo.

Sea como sea os decimos siempre que la gente que os quiera bien, nunca va a decir esto con la intención de perjudicaros o haceros daño.  Es lo último que quieren, pero por otro lado también tenemos que protegernos y cuidar nuestro estado emocional por lo tanto estas son nuestras recomendaciones:

PIDE AYUDA A UN PSICÓLOGO.  Nadie mejor que él/ella podrán escuchar el mapa de tu entorno y ayudarte a registrar a cada miembro que te rodea.  A saber cómo afrontar sus frases, a entender por qué lo dicen y sobre todo y lo más importante:  conseguir que no te duela.  Encuentra en nuestros recursos la guía de psicólogos que colaboran con Grupo de Apoyo Hello!

HABLA CON LA PERSONA EN CUESTIÓN Y EXPLÍCALE (con amor) LA SITUACIÓN.  Aunque es importante que en este proceso te acompañes de un especialista en psicología para reunir fuerzas y hacer algo así, no está de más que según el grado de cercanía que tengas con esta persona puedas cogerle de la mano y explicarle que deseas que esté a tu lado en este proceso y que la necesitas.  Que no es una obsesión, que lo que te ocurre es que estás super preocupada/o por el futuro de tu familia.

¿Y SI NO ES DE MI ENTORNO FAMILIAR? O si lo es pero… digamos, no es tu persona favorita.  Bien.  Esta es la parte más fácil:  Dile #HastaLuegoMariCarmen porque si bien es cierto que la gente que te quiere no te dirá estas cosas para hacerte sufrir, otras en cambio (vete tú a saber el motivo) les importa un comino el dolor ajeno o quieren dinamitar tu protagonismo en este historia.

¿No te ha pasado que a veces encuentras personas cuyos problemas siempre son más graves que los del resto del Universo?  Pues eso.  No estás tú para leches en este momento amigui.  Cuanto más lejos mejor y oye, cuando algo no aporta, se aparta.

PONLE SABOR A LA VIDA, como dice Samantha Vallejo Nájera, por lo que esta semana en nuestro Instagram hemos creado el #CuéntaseloAendora , hasthag que entenderás perfectamente cuando visites este enlace .

No obstante te adelantamos que hemos recopilado un montón de FAKES /NOTICIAS FALSAS que suelen vendernos cuando estamos vulnerables y con las defensas bajas.

Te lo recomendamos totalmente… saluda a Endora de nuestra parte cuando lo descubras.