Consejos para debutantes en Reproducción Asistida

Consejos para debutantes en Reproducción Asistida

Ojalá nos hubieran dado un mapa de ruta cuando iniciábamos un proceso de Reproducción Asistida, que nos hubieran tranquilizado diciendo:  “Escucha, todo lo que sientas a partir de este momento ES NORMAL.  No pienses en ningún momento que eres débil, floja o que te estás perdiendo a ti misma.  No te enfades contigo ni te culpes… y ahora, vamos al lío.”

Durante estos años en Hello! nos hemos dado cuenta que una de las situaciones más sanadoras para pacientes y sobre todo para debutantes en esta aventura es hablar con otras personas que han pasado por lo mismo, que pacientes que han estado en tu lugar te acaricien el alma y normalicen lo que te ocurre.  Algo mágico ocurre ahí que todo se vuelve más ligero, tanto para quien recibe el mensaje como para quien lo da, porque las veteranas también dan un sentido a su dolor y experimentan que hablan con amor infinito a alguien a quien acaban de conocer.  ¿Por qué ocurre esto?  Sencillamente porque les hablan como si estuvieran hablando a su yo del pasado, a su yo debutante.

Hoy os traemos unos cuantos tips para sobrevivir al inicio y aligerar el peso de esas primeras noticias que nunca hubieras imaginado tuvieras que escuchar.

  1. Paso a paso.

Ten presente esta premisa desde el principio:  Step by Step. Pasitos cortos.

Es lo mejor para que las expectativas (positivas y negativas) no se enreden en tus pies.

Que tu meta más larga sea la siguiente consulta sin dejarte llevar por desenlaces.  Ya estás en ello y esto es lo más importante.

2. No te sientas débil por estar triste

Hay algo curioso en este asunto y es que al principio solemos decir:  «Estoy bien, yo lo voy a llevar genial, no estoy obsesionada… que sea lo que Dios quiera, etc.» y de repente hacemos PLOF y nos venimos abajo, generalmente cuando se han sumado dos o tres consultas o después de un primer tratamiento fallido.

No eres débil ni floja ni nada por el estilo por sentir una sensación de caída al vacío:  es totalmente normal y debes permitirte que sentimientos de agobio y bloqueo te visiten.

No dejes que te dominen y mantenlos bajo control con la ayuda de un psicólogo desde el principio.  Te ayudará infinito a dar pequeños y saludables pequeños pasos.

3.  No dejes de lado tus proyectos personales.

Y de pronto todo lo que te interesaba ha dejado de brillar.  Lo dejamos aparcado porque ni nos motiva, ni nos apetece, ni nos hace vibrar como antes.

Depende de ti hacer este pequeño esfuerzo de no soltar la mano de todo eso que te gusta y te mantiene atenta a otras cosas.  Va a ser tu tabla de salvación, como la de Rose en el Titanic, esa en la que decía que aquí no cabe nadie más pero tú y yo sabemos que haciendo un esfuerzo Leonardo Di Caprio se podría haber subido perfectamente.

4. Proyectos en pareja.

Y hablando de compartir tabla, no te olvides de tu pareja si has iniciado este proceso en tándem.

Cuidad de vuestro espacio y ser empáticos el uno con el otro.

Ten presente que cada persona tenemos un modo de afrontar los obstáculos y que si tú tienes necesidad de hablar non stop sobre el tema, es probable que él sienta serenidad dejando que las cosas fluyan.

Generalmente los chicos suelen dejar todo esto en manos de los especialistas y lo que más les preocupa es que su amore esté bien y a veces se bloquean porque no saben cómo ayudarnos.  Es posible que le escuches decir «Si no lo logramos ya viajaremos, lo importante es estar tranquilos, no estamos tan mal sin hijos» cuando en realidad lo que quieren decir es «No quiero que estés triste, me parte el corazón verte tan preocupada, no sé como ayudarte, te quiero a ti por encima de todo», pero ya sabes que este tipo de cosas solo suenan bien en los guiones de las telenovelas turcas.

Hablad de todo, de como os sentís y de lo que necesitáis, pero sobre todo seguid disfrutando el uno del otro y sin dejar de elaborar proyectos conjuntos.

5. Apóyate en los tuyos.

Compartir esta aventura es algo que solamente tú debes decidir.  Hacer partícipe a tu entorno como no hacerlo es siempre tu decisión y la que elijas será la perfecta.

Pero sí que te recomendamos tener al menos un cómplice, bien elegido, que sepa cogerte la mano y tocar tu corazón.

Te aliviará mucho tener un hombro en el que apoyarte.

6.  Es el momento perfecto para empezar a adquirir hábitos saludables.

Y es que nos motiva mucho más hacerlo por nuestro futuro hijo que por nosotros mismos.

Comienza una nueva rutina de hábitos saludables dirigidos por especialistas: nutricionistas, coach, etc. implementando pequeños cambios que te hagan sentir que estás aportando puntos positivos a esta aventura.

Marian Cisterna, nuestra fundadora, siempre nos dice que esto es como la ficha central del Trivial:  cada parte que podamos aportar suma un quesito (nutrición, ejercicio, yoga, mindfulness… y los tratamientos son varios quesitos juntos) no por tener la ficha completa te asegura un embarazo con bebé en casa, pero desde luego estás sumando muchas más probabilidades.

Además tu organismo te lo agradecerá dándote dosis extra de buen humor.

7. Ya estás en ello.

Tal vez sea el mensaje estrella que debes tener presente durante toda esta aventura:  ya estoy en ello, diferentes especialistas se están ocupando de mi problema y ya he iniciado el camino.

Cada paso que des te acerca sin duda a la meta.

Y sin duda alguna, hoy estás más cerca de lograrlo que ayer.

recuerda que este artículo puede ser de interés para tus seguidores, comparte mari, comparte, que compartir es vivir:
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on facebook

Recuerda que puedes seguirnos en redes sociales y contactar con nosotros en:

hola@grupodeapoyohello.com

Cómo elegir tu clínica de Reproducción Asistida

Claves para elegir tu clínica de Reproducción Asistida

Es una de las preguntas que más nos hacéis ¿Con qué clínica me quedo? ¿Qué referencias tienes de… ? ¿Qué tiene que tener una clínica de Reproducción Asistida para iniciar mi tratamiento con ellos?  Hoy os damos algunas de las claves para facilitaros esta tarea.

Elegir una clínica de Reproducción Asistida no es fácil.  En primer lugar porque al batiburrillo de emociones que de por si vivimos en un proceso de infertilidad, en esta ocasión se le suma la inversión de dinero que vamos a depositar y que aún así no nos garantiza nada.

Y sí, hablamos de dinero porque quien se haya metido en harina ya habrá averiguado que los tratamientos de Reproducción Asistida no son precisamente baratos.

Obviamente pagaríamos lo que fuera y nos endeudaríamos hasta las cejas si supiéramos que el sueño de ser padres pasaría a ser realidad si o si, pero como decimos nada ni nadie te puede garantizar que esto se vaya a producir y de hecho es el primer error que cometemos cuando iniciamos esta aventura:  pensar que ya está todo hecho solo por pisar una unidad de fertilidad.

Realmente no estamos muy lejos de que esto suceda ya que a día de hoy los estudios sobre infertilidad son cada vez más amplios y el porcentaje de éxito es muy esperanzador, pero debemos ser realistas e ir paso a paso.

Elegir la clínica con la que vamos a hacer equipo debe fundamentarse en estas claves

1. Feeling

Es esencial.  Debes sentir que el equipo humano con quien vas a iniciar este proceso te genera «buen rollo», que vas a poder preguntar lo que quieras, cuando quieras y que vas a salir de la consulta con cero dudas.  Ten en cuenta que vas a depositar en sus manos tu proyecto vital y que sentir confianza por lo que hacen y cómo lo hacen restará mucho estrés a este trayecto.

Esta valoración debes hacerla únicamente tú y tu chic@ en el caso de iniciar un tratamiento en pareja.  No os dejéis abrumar por los comentarios de foros o webs, ya que vas a encontrar comentarios de todo tipo para todas las clínicas.  Todo el mundo gusta y disgusta a partes iguales y sólo tu percepción cuando los conozcas será la que debes dar por buena.

2. Cercanía

¿Tienes que ir hasta la Conchinchina para hacerte una analítica? ¿Y volver para realizar el tratamiento?

«Si, pero es que me han dado muy buenas referencias y…»

Nop.  Noooo.  No es necesario.  De verdad.  Seguro, segurísimo que cerca de tu localidad hay una clínica donde vas a obtener los mismos resultados sin necesidad de viajar más que el baúl de la Piquer.

Piensa detenidamente que es prioritario que esté cerca para evitar desplazamientos que te agoten o pongan en riesgo el propio tratamiento (en abortos de repetición, por ejemplo)

3. Servicios adicionales

¿Disponen de Gabinete psicológico? ¿Nutricionista? ¿Grupo de Apoyo?

Valora todos los servicios que ponen a tu disposición porque serán de gran ayuda durante el proceso.

Pase dorado a la final si el gabinete psicológico está incluido en el tratamiento.

4. Precio

Es un asco tener que hablar de dinero cuando algo tan hermoso está en juego.  Pero esta es la realidad y así tenemos que contarla.

¿Qué facilidades de pago te ofrecen? ¿Te va a generar un estrés galáctico no poder pagarlo?

Ten en cuenta esto y estudia bien todos los números.  Contacta con aseguradoras, investiga qué descuentos puedes obtener… toda esta información es importante.

En Hello! estamos añadiendo diferentes descuentos de clínicas y no tienes que pagar cuotas ni afiliarte para descargarlos.  Visita el apartado correspondiente y si no está la clínica que buscas ponte en contacto con nosotros.

Para concluir un par de apuntes más: a menudo nos puede ocurrir que si ya estamos en una clínica y no conseguimos embarazo, la duda de si hemos elegido bien comience a revolotear en tu cabeza:  ¿Saben estos lo que están haciendo? ¿Me están vendiendo pruebas diagnósticas sin sentido para «aprovecharse de mí»?

Realmente pueden parecer preguntas disparatadas cuando las lees fuera de contexto, pero no serás la primera ni la última que se las hace cuando la cosa no funciona.

Desde Hello! queremos romper una lanza a favor de las clínicas y aunque esto pueda parecer patriarcal os aseguramos que llevamos trabajando por el bien de los pacientes desde 2013 y conocemos lo que realmente motiva a las unidades de reproducción:  embarazos sanos con bebé en casa.

No se van a volver más ricos o menos pobres por hacer dos o tres analíticas de más, lo que realmente les da presencia es el éxito y el boca a boca de sus pacientes, por eso es complicado encontrar una clínica que se aproveche de sus «clientes».  Ciertamente no les interesa para nada.

No obstante, en el momento que veas «cosas raras» te proponemos coger tus bártulos y buscar un equipo que no te genere desconfianza.  No se puede vivir un proceso como este pensando que te van a engañar o que se están aprovechando de ti.

Nuestra experiencia con especialistas es buena y lo que conocemos de ellos es que han convertido en pasión el dar  vida a nuestros sueños.  Y creednos cuando os contamos que muchos de ellos lo dan todo para que tú y yo podamos reunirnos con nuestros hijos.

Cuando parar en Reproducción Asistida

Cuando parar en Reproducción Asistida

Hemos hablado con algunos de vosotros en más de una ocasión… «¿Cuándo he de parar? ¿Cuántos tratamientos he de hacerme?» porque son dos de las preguntas más frecuentes que como pacientes nos hacemos durante esta aventura.  Pues bien, vamos allá.

Teniendo en cuenta que cada persona somos un mundo y que no todos tenemos las mismas circunstancias personales, económicas y profesionales (factores que sin duda influyen y mucho en esta decisión) llega un momento, que incluso ajeno a todo esto, el cuerpo y la mente te dicen «Ya no puedo más.  Para. Hasta aquí»  Y es entonces cuando debemos empezar a escucharnos.  ¿Es por agotamiento? ¿Es por la frustración acumulada?

A menudo pasa que en medio te todo este caos nos damos cuenta que nuestro mundo se ha desmoronado: nos hemos aislado, ya no nos apetece hacer planes, nos enfadamos fácilmente, nuestra relación de pareja está pichí-pichá y lo peor de todo:  sentimos que nos hemos perdido a nosotros mismos, nuestra esencia, lo que éramos antes de todo esto.

Siempre os recomiendo que os acompañéis de un buen psicólogo durante todo el proceso, preferiblemente especializado en reproducción asistida porque de verdad que cuando todo esto pasa (y créeme que nos pasa prácticamente a todas) resulta muy complicado reiniciarse.  Debemos tener en cuenta que los acontecimientos se siguen sucediendo y que ya no es sólo que tengamos que pasar por todo esto para tener un hijo, la vida y sus complicaciones suman más temblores a nuestro terremoto particular.  Hacer terapia durante el proceso te ayuda a poner las cosas en orden, a priorizar, relativizar y normalizar tus sentimientos sin que estos se apoderen de ti.

Bien, explicado esto te cuento que llega un momento en el que con la mente muy clara sabes que ha llegado el momento de parar.  Lo sabes.  

Es un «Hasta aquí» porque sientes que estás preparada para enfrentarte a tu vida en 2.0, al duelo que supone no ser madre, empezar una nueva etapa o plantearte otra opción.

Tú misma te dices «Es el momento de pasar a la acción» ya sea para ir reduciendo la marcha  o para comprobar de una vez por todas como va a ser tu vida a partir de este momento, empezar a recuperarte de todo esto.  Sientes que te apetece de verdad cerrar el capítulo.

También sabes si es una pausa para evaluar otro camino:  una adopción, una ovodonación, etc.  y sientes que para tomar aire y continuar necesitarás una pausa, muy necesaria por ejemplo para los casos en los que hemos de pasar lo que llamamos el duelo genético.  Una vez más insisto:  contar con la ayuda de un psicólogo para cerrar heridas y abrir nuevas alternativas será fundamental.

Si tú consideras que estás preparada para parar definitivamente, vas a saberlo.  No estarás excesivamente triste, ni defraudada, ni bloqueada.  Sabrás que estás lista para cerrar y abrir un nuevo capítulo.

Consolidarás esa sensación con un sentimiento de alivio cuando te embarques en la nueva ruta.  Y aunque ahí si es posible que te nubles por la pena de lo que no ha podido ser, estarás mucho más preparada de lo que hoy crees para seguir hacia adelante.  Tu terapeuta te dará las herramientas necesarias para ir cicatrizando poco a poco.

Si todo esto te cuadra y piensas que estás lista para cambiar el rumbo y redirigir esta historia por otro camino, debes dar un primer paso, pero solo cuando estés preparada.  No hay prisa.  Tómate tu tiempo y trátate con cariño.

A veces tenemos tanto miedo del sufrimiento que una decisión como esta nos va a ocasionar que posponemos incluso lo que deseamos, cuando realmente cerrar un sueño tan magistral como el de ser madre o padre siempre es triste y doloroso. Esto es así.  Nada ni nadie nos va a ahorrar este disgusto.  Ni nada ni nadie va a ocupar ese lugar, hecho a medida para un hijo.  Es inevitable sentir sentimientos de derrota o de pérdida.

Pero también es importante que sepas que no es eterno:  lograrás remontar y volverás a reencotrarte contigo, eso si, en una nueva versión renovada.

Si por otro lado, lo que necesitas es una pausa es recomendable tomarte un tiempo para saltar de una fase a otra: un par de semanas… un mes (lo que tú consideres), para estar contigo misma, con tu gente, con tu pareja… para tomarte un respiro, unas vacaciones de todo esto.

Te mereces descansar, bajar la guardia y posponer decisiones hasta que vuelvas a recobrar algo de energía.

Te vendrá de maravilla ese in pass para desconectar, porque cuando vuelvas a resetearte y las luces de ON AIR vuelvan a encenderse, te encontrarás con fuerzas renovadas para continuar. Para empezar de nuevo y seguir avanzando en positivo.

Por lo tanto… No hay un momento X que se pueda aplicar a todo el mundo para determinar cuando parar.
Cada uno tiene el suyo. Hay gente que ni empieza, porque evalúan que no quieren pasar por un tratamiento y para mí son igual de valientes que aquella persona que decide hacerse dieciocho tratamientos.

No hay un medidor de Deseo Ser Madre. No lo hay. Y sin embargo el sentimiento potente es el mismo, el duelo al no lograrlo es igual.

Escúchate.  Apóyate en un especialista.  Evalúa como están tus fuerzas.

¿Es una pausa? ¿Es un punto final?

Sea como sea ten fe que todo volverá a recolocarse y que este meteorito que ha lanzado tu mundo por los aires no va a poder contigo.  Porque tú eres el Universo, tú lo eres todo.  Y solo tú decides si parar o continuar.ie

Cómo funciona Grupo de Apoyo Hello!

Hace un tiempo ya os lo contamos, pero teniendo en cuenta que nuestro perfil va creciendo día a día de vez en cuando lo volveremos a narrar.

Grupo de Apoyo Hello! nació de la mano de Marian Cisterna en 2013 como un pequeño grupo de apoyo para pacientes de Reproducción Asistida en Zaragoza.  Al primer encuentro fueron diez personas y de ahí salieron las primeras colaboradoras que creyeron en el proyecto tanto como lo hacía Marian.

En ese primer encuentro en Casa de la Mujer se pensó en contar con especialistas que pudieran resolver dudas y ayudar de un modo cercano y altruista a los pacientes.

El primer colaborador fue el Doctor Salvador García Aguirre, entonces Jefe de la Unidad de RA del Hospital público Miguel Servet y Jefe de RA del hospital privado Montpellier.  Se enamoró del proyecto y desde entonces ha respondido siempre que lo hemos llamado.  Para Hello! es nuestro Hado Padrino.

Para empezar nos ayudó cediéndonos el salón de actos de su clínica y aunque pensamos que jamás lo llenaríamos, al segundo encuentro acudieron veinticinco pacientes.  En solo dos eventos habíamos duplicado la respuesta de asistencia.  Poco después contar con un aforo de sesenta y hasta cien personas sería algo habitual.

En 2014 y tras varios Coffee Talk (los encuentros entre pacientes en lugares “cuquis”) y las charlas con especialistas, Grupo de Apoyo se pone en plan serio y pasa a ser formal y legalmente Asociación Grupo de Apoyo Hello, manteniendo la esencia de no cobrar nunca a pacientes.

Durante todo este tiempo nos han insistido en qué no pasaba nada por cobrar una pequeña cuota (y realmente así es) e  incluso los propios pacientes nos preguntaban “¿Cuánto tengo que poner?” , pero como buena maña, Marian se negó en rotundo a hacerlo.  No era necesario.

Entonces solo estaban en activo dos Grupos de Apoyo o Asociaciones:  el de Eva María Bernal, Creando una Familia y Masola de Rosa Maestro y aunque residíamos en diferentes ubicaciones, no solo acogieron a Hello! como el hermano pequeño, sino que desde entonces y hasta la fecha, hemos colaborado uniendo fuerzas y generando ideas conjuntas. Hemos crecido y aprendido tanto gracias a conocernos que el lema de “Encontrarnos fue el REGALO, Conocernos el PROGRESO y Ayudar es el ÉXITO” lo cogimos como slogan para describir la magia de estar aquí para los demás.

Durante los siguientes años se fueron creando diferentes Staff Hello! en Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía, Baleares, Cataluña, País Vasco, Madrid y Cataluña.  La magia de nuestro corazón turquesa fue multiplicada por Ana Coronado, Patricia, Sonia, el equipo de Zaragoza, Ana Senent y Miriam desde tierras valencianas,  Loairas en el foro Hello, Nel, Lorena y Ricardo, Silvia, Esther y el resto de personas que nos han acompañado y siguen del modo que pueden ayudando y colaborando de manera voluntaria.

Cada vez que necesitábamos dinero para organizar un evento lo sacábamos de nuestros bolsillos o nos las apañábamos de tal manera que poniendo carita de cordero degollado las clínicas siempre nos cedían su ayuda ofreciéndonos sus salas e incluso preparando un brunch para los asistentes.  También nos han pagado el viaje hasta la ciudad correspondiente a los organizadores y nos han alojado en hotel si era necesario.  Se han portado fetén y no nos pedían menciones especiales a cambio.  Hemos conocido grandes profesionales en este camino:  QUIRON SALUD, IVI, UR VALENCIA, URH, LOVE FERTILITY, FIVMADRID… Ay mare, que nos vamos a dejar a muchas… pero bueno, estas fueron las primeras (y este espacio no está promocionado, oiga)

Esto nos ha permitido crecer, pero sobretodo llegar a muchos lugares y estar con los pacientes en persona.  La experiencia ha sido brutal.

En 2020 pasa lo que pasa, una pandemia nos dice “Hola qué tal” y tenemos que reinventarnos.  Recogemos de nuevo a Marian que el último año se nos había quedado por el camino debido a un brote de la esclerosis múltiple y dice “Le vamos a dar un giro a esto”

Abrimos un nuevo canal, el de Comunidad Online, donde la idea es comenzar a monetizar para generar puestos de trabajo y que Hello! disponga de un equipo como Dios manda.  ¿Cuántas de las personas que estáis aquí y habiendo pasado por esto nos os gustaría poder dedicar parte de vuestro tiempo a ayudar a otros?

Como Marian está erre que erre en no cobrar a los pacientes, se abre la puerta a las colaboraciones con clínicas, laboratorios y marcas pero haciendo las cosas como moralmente nos parece correcto:  ya no nos describimos como una Asociación sin ánimo de lucro, por lo tanto borramos de nuestra web, redes sociales y dossieres esa descripción.  Ojo, tampoco pasaría nada, hay Asociaciones sin ánimo de lucro que monetizan por lo mismo, pero en Hello! no nos termina de encajar.

Colaborar con firmas no significa que vayamos a bombardear a la audiencia con directos con especialistas solo por percibir ayuda económica o que os pongamos doscientos banner cada vez que entréis a la web, somos muy tiquismiquis con estas cosas y hablamos de las cosas en las que creemos.  No tratamos a nuestros colaboradores como proveedores de dineriqui, sino como parte de nuestro equipo, de un modo familiar y cercano para que ellos también se sientan a gusto con nosotros.  Por eso nuestros precios no son de miles de euros, son ajustados porque aquí lo importante es colaborar, formar equipo y servir de ayuda a pacientes.  Ese ha sido nuestro motor siempre y es así como deseamos seguir realizando nuestra actividad.

Si una cosa tiene Hello! es que en estos años se ha granjeado muy buena reputación entre los colaboradores y entienden cómo queremos llegar a los pacientes:  con sinceridad, claridad y sobretodo con recursos reales que ayuden.  Nada de anunciar y promocionar.  De hacer acciones por percibir algo a cambio.  Lo tenemos clarísimo.

También os decimos que a fecha de hoy aún no hemos empezado a monetizar pero estamos en ello, para que Hello! pueda seguir ofreciendo su ayuda no solo a nivel nacional como los últimos siete años, ahora damos el salto a América Latina porque nuestras amiguis del otro lado del charco también se lo merecen.  Por eso veréis que compartimos links y noticias de otros Grupos de Apoyo y Asociaciones de latinoamérica.  Esto lo hacemos de manera  gratuita y lo seguiremos haciendo porque ayudar a otros que hacen lo mismo que nosotros nos mola.

¿Por qué os contamos todo esto?  Porque nos parece importante que sepáis qué nos mueve y qué hacemos para seguir adelante, con pandemias y cualquier otro obstáculo que se ponga por delante.

Por lo tanto, repetimos, si tienes un Grupo de Apoyo o Asociación contad con Hello! Siempre porque os daremos visibilidad siempre de manera gratuita. A nosotros nos ha costado mucho llegar donde hemos llegado y queremos ayudar a los que desean hacer lo mismo.

Los pacientes nunca vais a tener que pagar nada.  Para eso estamos aquí, no lo hemos necesitado nunca y nos buscaremos las castañas para conseguir lo que necesitamos sin recurrir a cuotas.  Que oye, no pasaría nada.  Pero es que a Marian no la vamos a convencer jamás de eso.

Las mañas es lo que tienen que son cabezotas nivel infinito.

Si te ha parecido interesante, puedes compartir este post en…

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

En capítulos anteriores...

Consejos para debutantes en Reproducción Asistida

Ojalá nos hubieran dado un mapa de ruta cuando iniciábamos un proceso de Reproducción Asistida, que nos hubieran tranquilizado diciendo:  “Escucha, todo lo que sientas a partir de este momento ES NORMAL.  No pienses en ningún momento que eres débil, floja o que te estás perdiendo a ti misma.  No te enfades contigo ni te culpes… y ahora, vamos al lío.”

Cómo elegir tu clínica de Reproducción Asistida

Es una de las preguntas que más nos hacéis ¿Con qué clínica me quedo? ¿Qué referencias tienes de… ? ¿Qué tiene que tener una clínica de Reproducción Asistida para iniciar mi tratamiento con ellos?  Hoy os damos algunas de las claves para facilitaros esta tarea.

Cuando parar en Reproducción Asistida

Cuando parar en Reproducción Asistida Hemos hablado con algunos de vosotros en más de una ocasión… «¿Cuándo he de parar? ¿Cuántos tratamientos he de hacerme?»

Hadas Madrinas Hello!

¿Qué es un Hada Madrina hello?

En alguna ocasión nos habréis oído hablar de ellas:  son nuestras Hadas Madrinas.

Son personas que como tú y como yo han pasado su propia aventura en Reproducción Asistida y que habiendo concluido su proceso, puesto distancia y curado heridas, son capaces de ofrecer su ayuda de manera altruista a otros pacientes que inician o están en un proceso de fertilidad.

¿Qué hacen?

Acompañar.  Que no es poco.  Están para escucharte, llevar el peso de tu mochila cuando no puedas o tumbarse a tu lado cuando no puedas levantarte.

¿Qué NO hacen?

Nunca dan consejos médicos, siempre te derivarán a tu especialista.  No recomiendan clínicas pero si necesitas un especialista que no aparezca en el directorio se lo harán saber al Staff Hello! para que den con un profesional cualificado que pueda ayudarte.

Si alguna Hada Madrina hiciera lo contrario, comunícanoslo inmediatamente.

Cómo hemos dicho no cobran por esta ayuda, ni perciben comisiones.  Nada.  Están ahí por decisión propia y por que quieren que su experiencia te sirva de ayuda.

Son la parte más mágica de Hello!, la más especial, la más brillante.

En sus bolsillos llevan la purpurina necesaria para iluminar tu camino.

Si quieres ser un Hada Madrina! escribe a hola@grupodeapoyohello.com y lo hablamos.