10 Frases que NO debes decir a un paciente de Reproducción Asistida

"No te obsesiones; Cuando dejes de pensarlo te quedarás embarazada; Lo que tienes que hacer es viajar; Cuando quieras te dejo a los míos y otras frases que lo empeoran todo."
Marian Cisterna
Fundadora Grupo de Apoyo Hello!

10 Frases que NO deberías decir a un paciente de Reproducción Asistida

Escribí este artículo en 2014 para mi web www.mariancisterna.com y está incluido en el Kit de Supervivencia que se incluye en la nueva edición de «No tires la toalla, hazte un bonito turbante», hoy lo rescato para sumarlo a los Recursos Hello! en el Mes de la Fertilidad.

Cuando imparto los talleres del Kit de Superviviencia para afrontar la infertilidad, siempre comento a los asistentes que hay un montón de frases que nos vamos a oír durante este proceso.

Siempre explico que no creo que haya maldad en ninguna de las cosas que nos puede decir alguien que no ha pasado por esto.  No la hay.

Simplemente no se sabe qué decir, o como actuar y aunque busques las palabras correctas siempre temes herir a la persona que tienes delante.

Explico también que siempre hay buena intención, que lo que la gente quiere es ayudarnos, quitar peso de nuestras mochilas y que lo hacen siempre, siempre de la mejor manera que creen.

Con estas diez premisas quiero aclarar porqué no se deben decir algunas frases hechas y qué cosas podemos decir a cambio.

Si se trata el tema con cariño y evitando quitar hierro al asunto, seguro que la ayuda verbal llega mucho más depurada a la persona a la que se pretende consolar.

1)      No te obsesiones… cuando menos te lo esperes te quedarás embarazada.

Vamos a partir de la base que el deseo de tener un hijo NO ES UNA OBSESIÓN, es un deseo tan profundo e intenso que es normal que ocupe el mayor tiempo del día instaurado en tu cabeza… y aún más cuando las cosas se complican.

Te sorprendes pensando miles de cosas que hasta entonces no se te habían pasado por la cabeza y mezclar la palabra “obsesión” que es algo que viene a significar que está como una puñetera cabra, te aseguro que no ayuda absolutamente nada.

¿Qué debes decir?:  Es normal que te preocupes por esto, puedo entender lo mucho que lo deseas.  Estaré aquí para vivir este proceso contigo.

 

2)       Yo conozco a una que:

a)      … fue a adoptar y se quedó embarazada.

b)      … dejó de intentarlo y se quedó embarazada.

c)      … adoptó y el segundo vino solo.

d)     … le dijeron que era imposible y mira, acaba de ser madre hace nada.

Este punto tiene mucho que ver con el primero.  Son primos hermanos de hecho.

Por supuesto que cualquiera de los casos a, b, c, y d (y muchos más) pueden hacerse realidad, pero también el día de la lotería le toca a mucha gente y a otros muchos no.  Creo que me estoy explicando… ¿verdad?

¿Qué debes decir?  Ahora mismo todo lo que está en tu mano, lo estás haciendo.  Todo lo que depende de ti, está bien hecho.  Vamos a ver como se resuelve, nadie nos asegura nada al cien por cien, pero lo que se esperaba de ti, tu valentía y aguante está pasado con nota.

3)      La Naturaleza es sabia, si no te quedas será por algo.

Mmm… esto es muy osado decirlo, ¿eh?  Porque se puede malinterpretar como que la Naturaleza ha decidido que no soy apto o apta para tener descendencia.

¿Qué debes decir?  Si la Naturaleza se pone cabezona, ahí está la medicina muy avispada que consigue que miles de parejas consigan llevar su sueño a cabo.

4)      Con lo bien que vivís sin hijos… ¡No sabes lo que tienes!

Ehhh, que si, que si.  Que ya se que vivo muy bien y todo lo que me quieras contar, y a ver si luego, cuando los tenga, no podré quejarme porque me dirás “¿Lo ves? ¡Con lo bien que vivías!”…

Somos conscientes de lo mucho que nos va a cambiar la vida.  O igual no… pero ¿Quién lo es del todo antes de ser madre o padre? Sabemos lo mismo que sabe cualquiera antes de ser padres.  Ni más, ni menos.

Eso no quita para que lo deseemos con toda el alma.

¿Qué debes decir? Nada.  De verdad. Antes de decir cosas de estas, mejor no digas nada.

5)      No puedes estar así… tienes que echarle narices y seguir adelante.

Decir esto debilita a quien lo escucha porque da la sensación de que eres menos fuerte para encarar las cosas.  A nadie nos gusta que nos comparen o que nos digan que somos flojos.

¿Qué debes decir?  No estás solo con esto.  Me tienes a mí y yo voy a estar a tu lado.  Cuando te flaqueen las fuerzas, estaré contigo.

6)      No pasa nada si no tienes hijos… la vida continúa… también puedes adoptar.

Claro que si.  La vida continúa, pero muchas veces y durante mucho tiempo te echas de menos.  Quiero decir, antes de que tuvieras que vivir esta situación podías cantar, reir y ser positivo o positiva.  Un proceso de infertilidad y más aún si se alarga mucho en el tiempo, va minando estas cosas y te da la sensación que no volverás a ser el mismo o la misma de antes.

Por otro lado el tema de la adopción es algo muy personal e íntimo de la pareja.  Es probable que uno de los dos quiera y el otro no esté tan convencido y ninguno va a explicar porqué no adoptan o quien de los dos no quiere.

No se desea menos ser padre por el hecho de no querer adoptar.  Esto hay que tenerlo muy claro.

Muchas veces el proceso de Reproducción Asitida ha durado tanto o te ha hecho vivir situaciones tan complicadas que embarcarte en un proceso de adopción y empezar otra vez de cero no está en los planes de una pareja o una persona que se embarca en solitario a la maternidad.

En resumen y como he dicho antes: es algo absolutamente personal de cada uno y ahí nadie debe invitar a hacer ninguna de «otras opciones» porque te aseguro que todas las opciones ya se han estudiado antes y si no lo han hecho por algo será.

¿Qué debes decir?  Entiendo que ahora estés así.  Es normal que estés triste y atrapado en esta situación, pero un día va a salir un sol hermoso para ti y pase lo que pase estaré a tu lado para verlo.  Volverás a ser la que eras, a reír, a cantar… esto formará parte de tu vida y no, no lo vas a olvidar como no olvidamos las circunstancias que pasan una y otra vez en nuestra propia historia.  Pero cuando todo pase, volverás a sentir todas las cosas que ahora están anestesiadas.

 

7)      Estás siendo egoísta.  Solo piensas en tus problemas.

Es probable que una persona que esté pasando por un proceso como este, atraviese algún periodo de depresión y que incluso se culpabilice de su propia infertilidad o de alguna pérdida.  Está de más que alguien le diga que es egoísta o eche más leña al fuego.

¿Qué debes hacer?  Prepara un día juntos, una salida de fin de semana, una cena con amigas de toda la vida, un detallín tonto… de esos que arrancan pequeñas sonrisas.  Cualquier cosa que le oxigene y pueda tomar aire para seguir luchando.  Dile que cuando todo pase lo vais a celebrar por todo lo alto.

8)      Haz otras cosas.  Mantente ocupada.

Si bien no falta nada de razón en esta afirmación y tener varios proyectos en marcha ayude mucho a anestesiar parte del dolor de esta situación, ten en cuenta, en primer lugar, que es probable que ya lo esté haciendo y por otro lado que es un pensamiento que ocupa gran parte de tu atención.

¿Qué debes decir?  Tengo ganas de pasar más tiempo contigo.  ¿Qué te parece si nos tomamos un café o nos marcamos un spá y nos ponemos al día?

9)      Todo el mundo tenemos problemas.

Y también es cierto, pero no por eso vamos a dejar que alguien que lo está pasando mal se coma esa tarta tan amarga solo… ¿verdad?  No todos tenemos el mismo empaque y empuje para afrontar determinadas situaciones.

¿Qué debes decir?  Se que estás atravesando un mal momento, quiero que sepas que estoy aquí.

10)  Eres fuerte, estarás bien.

Hay veces que hasta las personas más fuertes pueden derrumbarse.  Muchas veces que sonrían o que no cuenten sus cosas no significa que estén bien.

¿Qué debes decir?  Creemos en ti y sabemos que vas a poder con esto.  Hasta que eso suceda, estaremos contigo para apoyarte durante todo el camino.

Como habrás visto el “Estoy aquí” y “Te voy a apoyar” son las frases más repetidas que pueden ayudar en este proceso.

Añado que cuando no sepas qué decir o cómo reaccionar, un simple abrazo, un apretón de manos o una carantoña pueden hacer mucho más que una perorata de mil palabras.

Descubre más tips y Lives en nuestras redes sociales

CREATIVIDAD Y HASHTAGS para tus redes sociales – 4 JUNIO DÍA MUNDIAL DE LA FERTILIDAD

MAÑANA 4 DE JUNIO es el DÍA MUNDIAL DE LA INFERTILIDAD y además de visibilizar esta enfermedad que afecta a más de 80 millones de personas en el mundo, es importante aunar esfuerzos para que quien busque información no se encuentre solo o desamparado.

En Hello! Hemos preparado diferentes carteles para que quien necesite creatividad para mañana pueda tener opciones para sus redes sociales.

En algunas de ellas os hemos dejado hueco para vuestros logos.

Os recomendamos además, usar hashtag para darle mayor difusión, nosotras usaremos estos:

#DíaMundialDeLaInfertilidad #SomosUnaTribu #Infertlity  #HelloCuentaConmigo #ApoyoEnReproducciónAsistida #infertilidad #fertilidad #reproduccionasistida #infertilpandy #infertilpandychile #nomasabortos  #quierosermadre #endometriosis #repro #fertilitycoach #buscandoembarazo #inseminacionartificial  #bebearcoiris  #infertilpandi  #fertilefoods   #infertility #fertility  #infertilityawareness  #infertilityjourney #miscarriage  #infertilitysupport  #infertilitywarrior  #ivfsupport  #ivfcommunity  #fertilitytreatment


Te recordamos que en Instagram estamos a tope con directos, sorteos y actividades especiales con motivo del MES DE LA FERTILIDAD. 

Cuidados en Reproducción Asistida

Cuidados en Reproducción Asistida

En muchos tramos de este camino hacia la maternidad sentimos que no podemos hacer nada, que todo está en manos de otros y posiblemente sea una de las cosas que más impotencia nos produce.  Pero en realidad SI podemos hacer algo y es CUIDARNOS.  Allanar este camino y convertirlo en un cambio hacia el bienestar y el equilibrio personal, algo que nos ayudará ahora y después.  Recordad que no podemos llegar a la maternidad agotadas y exhaustas.

Veamos esto como la ficha de juego del Trivial, una pieza llena de quesitos vacíos que debemos llenar con diferentes colores para llegar a meta.

Hoy desgranamos estos colores y te contamos por qué es tan importante sumar quesitos en tu tratamiento de REPRODUCCIÓN ASISTIDA.

ANTES DE EMPEZAR ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTAS DOS PAUTAS:

1 – No te agobies con estos tips, ni de lejos son para aplicarlos todos a la vez.  Elige los que más se adapten a tu vida y ve incluyendo uno a uno en tu rutina diaria. 

2 – Está demostrado que todos los cambios tienden a asentarse después de 21 días realizándolos consecutivamente.

Una buena idea es intentar adquirir una de las propuestas al mes e ir sumando otro más treinta días después.

  1. NUTRICIÓN.

Seguro que no te extraña en absoluto ver este “quesito” en el primer lugar y estamos seguras que lo has oído miles de veces:  la nutrición es el eje de la vida, somos lo que comemos y en esta etapa agradecerás implementar hábitos saludables en tu rutina diaria.

En este punto te recomendamos que contactes con un nutricionista cercano a tu casa, que pueda realizar una primera valoración de cómo te encuentras y darte unas pequeñas pautas de inicio.  Cuéntale el proceso en el que estás y por qué has tomado esta decisión.

OnLine puedes contar con Laura Reviejo (quien además cuenta con bono DESCUENTO HELLO!)

y también con Virgina Ruiperez de Fertilidad Natural con quien puedes contactar en su web y decir que vas de parte de Hello!, somos amigas y seguro que te trata fenomenal.

infertilidad nutrición
  1. HIDRÁTATE BIEN.

Aunque este apartado iría ligado a la nutrición, hemos decidido darle un apartado para él solito para contarte algunas cosas:  es importante que lleves tu botellín de agua allá donde vayas, sobre todo si eres perezosa a la hora de beberla.

Mínimo un litro al día y máximo dos (si de buenas a primeras en un lugar de un botellín te abrazas a una garrafa de cinco litros tu riñón protestará.  Calma.  Con litro, litro y medio está FENOMENAL)

Hidratarse correctamente ayuda a tus células, cuida tu piel y eliminará el exceso de medicación que estés tomando.

IMPORTANTE:  Cuando hablamos de hidratarnos, hablamos de AGUA MINERAL.  Nada de bebidas gaseosas y por supuesto nada de alcohol.  ¿Agua con sabores?  Si, pero para cumplimentar y como capricho.  El litro y medio – dos litros diarios tienen que ser agua natural, sin colorantes ni sabores añadidos.  Si tú quieres darle un toque de sabor puedes añadirle una rodajita de limón, naranja, lima, etc.

infertilidad hidratarse

3.  MEDITACIÓN, MINDFULESS.  Comienza a implementar en tu día una pequeña meditación diaria.  Tienes un montón de meditaciones guiadas en Youtube, Spotify, etc.  La hora del día la eliges tú, pero te recomendamos unos cinco minutos antes de iniciar tu jornada y otros cinco antes de ir a la cama.  Para empezar está FENOMENAL y te ayudará a combatir la ansiedad en muchos momentos clave.

infertilidad yoga

4.  SEXUALIDAD.

Tal vez con esto no contabas ¿verdad?

Pero sin embargo es uno de los temas más recurrentes entre pacientes ¿Qué ha pasado con el buen sexo durante un tratamiento de Repro?

Bueno, es normal, nos apagamos un poquito porque estamos atravesando una época de preocupación, estrés y ansiedad.  Además, nuestros encuentros sexuales se han convertido en oportunidades para concebir y esa finalidad ha ocupado casi todo el espacio.

Es importante que aclaremos que esto es normal y que no, no es una crisis de pareja, aunque lo parezca.

Para hablar largo y tendido sobre este tema te recomendamos este LIVE que hicimos con Irene Arteiro, porque abordamos una a una todas las claves de la sexualidad, incluso para aquellas que viajáis hacia la MONOMATERNIDAD.

infertilidad sexualidad
  1. CUIDA TU PSIQUE.

Seremos breves porque os lo decimos en todos los post, LIVES y textos:  Cuenta con un profesional en psicología en este camino, y afinamos más diciendo que busques alguien que esté especializado en Reproducción Asistida para que entienda perfectamente de qué le estás hablando en todo momento.

En la pestaña RECURSOS recomendamos algunos psicólogos especializados en repro que atienden ONLINE.

infertilidad
  1. 6.  NO TE OLVIDES DE TUS PROYECTOS PERSONALES AJENOS A LA MATERNIDAD.  Ni los que tenías en marcha ni los que te quedan por hacer.  Apostamos por la creatividad para que te encienda lucecitas en el alma y alimente tu estado de ánimo.

    Apúntate a cursos, planifica algo creado por ti, saca adelante eso que tanta ilusión te hace o vibra dentro de ti… crea, pinta, escribe, baila… de verdad que algo mágico ocurre cuando le das su espacio.

infertilidad grupo de apoyo hello
    1. DESINFOXÍCATE.   Estar todo el día con el móvil pegada buscando tasas de éxito y hablando con otras pacientes está GENIAL, pero haz una pausa o ponte límites.  ¿No sientes que la cabeza te va a explotar al final del día? Si es que…

    Bien.  Como eres tú la que estás a los mandos ponte horarios y hazlo añadiendo una alarma a tu móvil.  Si estás muy enganchada al principio te va a costar, pero será como un despertar, como cuando sale el sol por la mañana… ya verás que bien.

    Añadimos algo importante:  Pon en testeo todo lo que encuentres en Internet, ya que nos sabes quién hay detrás de un consejo o propuesta y por muy buena intención que haya detrás de lo que te está recomendando SIEMPRE SIEMPRE SIEMPRE, consulta todo con tu especialista.  

     

infertilidad redes sociales dos

8. HAZ EJERCICIO.  Y si no te gusta la idea de convertirte en una runner o la sola idea de calzarte unas zapatillas pone las comisuras de ya te avinagra el carácter… Dont worry!  No estamos hablando de que te vuelvas una medallista olímpica (nosotras nos contentamos con que seas feliz comprándote una camiseta y unas mallas para motivarte)

Anda una hora al día, la finalidad es salir, respirar aire puro y mover ese pompis tan precioso.  Oxigénate.

El ejercicio es la guinda del pastel, ya sea andando, apuntándote a clases de danza del vientre o aparcando a tres manzanas del trabajo y hacer el resto del camino andando.

Recuerda que en los periodos de transferencias, betaespera, etc. debes consultar con tu especialista si debes o no realizar estas prácticas.

infertilidad deporte

Dejamos este artículo en el FORO, por si tú quieres añadir algún CUIDADO Y BIENESTAR que a ti te haya ido bien y que quieras añadir para las compañeras (Recordad que nada de medicamentos fórmulas, vitaminas ni terapias que no estén testadas o realizadas por profesionales, ¿OK?  Este tipo de cosas SOLO LAS DEBE RECOMENDAR EL ESPECIALISTA DE CADA PACIENTE)

Encantados de recibirte en nuestro email y en nuestras redes sociales.

hola@grupodeapoyohello.com

Infertilidad y necesidad de aislarse ¿Por qué nos pasa esto?

Infertilidad y necesidad de aislarse. ¿Por qué nos pasa esto?

«No estoy para nadie», ese podría ser el titular de tu biopic si hoy mismo se emitiera el episodio sobre tu estado de ánimo.  Y posiblemente te culpabilices por ello y te preguntes «¿Debería hacer un esfuerzo? ¿Por qué ya no soy la de antes? ¿Me he vuelto una amargada?»

Este es el SPOILER:  Nada de eso querida.  Sigue leyendo: Hoy te contamos por qué te ocurre esto y cómo puedes afrontar esta etapa.

Imagina que sales de casa con cincuenta euros en la cartera. No tenías pensado gastártelos y los llevas ahí «por si acaso».  De pronto te encuentras con una amiga, familiar o una persona de suma confianza que te dice:  «Necesito sesenta euros ahora mismo, ¿Me los prestas?» y tú le dices: «¡Claro! Pero ahora mismo solo tengo cincuenta»

Tu amiga/familiar/conocido te dice con cierta urgencia que lo que necesita son sesenta euros, no cincuenta y tú vuelves a repetirle que te faltan diez euros para esa cifra.  Es imposible que le des sesenta euros si solo tienes cincuenta, ¿A que si?

Pues bueno, con la energía pasa exactamente igual.  Y escúchame bien porque esto es importante.  No puedes dar sesenta cuando solo tienes cincuenta, pero es que además deberías quedarte siempre algo, porque se trata de dar lo mejor de ti.  No todo.

Cuando estamos en un proceso de reproducción asistida nuestra energía para los demás se ve mermada porque estamos atravesando un remolino de emociones en el que vamos a necesitar más del cincuenta por ciento de nuestra atención.  Los demás tendrán que esperar y no amigui, no eres egoísta por esto.

En el inicio de un proceso donde la palabra reproducción va unida a “asistida”, intentamos que nada cambie y durante mucho tiempo procuramos seguir estando a la altura, seguir «como si tal cosa» y que nadie note que estamos heridos. Finalmente nuestras reservas de ánimo y energía se van reduciendo y recurrimos a aislarnos para que nadie a quien queremos nos pida que le prestemos atención porque sinceramente, no podemos con nada más.

Son demasiadas emociones a tratar y al final estás tan cansada que dices “NO PUEDO MÁS” y entonces te desconectas del mundo.  Y te aíslas.

¿Es sanador?

Aislarnos nos permite sentir un silencio necesario para escuchar nuestros sentimientos y a nuestro propio cuerpo, algo imprescindible para recuperar el aliento o para llorar hasta quedarte  bien a gusto, pero sobre todo nos permite procesar lo que está ocurriendo que no es poco.

Una vez más acompañarnos de un psicólogo permitirá que le detalles en qué punto estás (tanto tú como tu pareja en el caso de llevar esta aventura en tandem) y que éste te ofrezca recursos personalizados para cada etapa y evitar que este aislamiento se convierta en un letargo anclado en el tiempo que te impida avanzar o que anestesie todo lo que te rodea.

Tengamos en cuenta que la infertilidad nos roba muchísimas cosas: nos roba tiempo, ganas, ilusión, esperanza… no permitas que te quite nada más.

Por lo tanto, aislarse no es malo.  En cierto modo es liberador y te ayuda a cicatrizar heridas, pero no permitas que se convierta en un colapso o que detone todo tu universo por los aires.

Pon orden en este caos y pide ayuda en cuanto sientas que tú sol@ no puedes más

Encantados de recibirte en nuestro email y en nuestras redes sociales.

hola@grupodeapoyohello.com

¿Hasta qué edad puedo ser madre?

¿Hasta qué edad puedo ser madre?

Vamos a abrir un melón de los buenos, como viene siendo costumbre últimamente por aquí. Abordaremos por qué posponemos la maternidad, si realmente conocemos como va disminuyendo la fertilidad en la población femenina y lanzamos una pregunta al aire… ¿Por qué no se informa de esto en las consultas rutinarias de ginecología?  Vamos allá, que hoy tenemos mucha plancha.

Nos han educado en la idea de que lo primero es formarte, encontrar un trabajo y sobre todo que nadie te mantenga, que seas un ser independiente.  Y esto está muy bien, claro que si, pero a veces cuando avanzas en esta historia te das cuenta que en todo ese esquema es complicado encajar la maternidad.  Y ocurre que lo vas posponiendo porque “No pasa nada, puedo ser madre cuando quiera, mira si no a Ana Rosa Quintana.” (esta frase era muy popular hace diez años, os lo aseguro.)

Y van pasando las cosas, cómo que tu situación sentimental ha dado algunas sacudidas y te ha llevado de Perico a Menganito pero al final ni uno ni otro, porque oiga sola también se está muy bien, para qué nos vamos a engañar.

O puede ser que todo haya ido sobre ruedas, que hayas encontrado a tu media naranja (aunque en realidad todos somos una fruta entera) pero lo de ser padres es para un poquito más adelante. ¿Cuándo?  No sabemos muy bien “cuando” pero de momento no por que queremos disfrutar de nosotros.

Y dentro de estos casos, ocurre en alguna ocasión, que cuando por fin dices: “Ya está.  Todo listo.  Ha llegado el momento de ser mad… ¿Cómo que mis óvulos son viejos? ¿Perdona?  Si en la última revisión ginecológica me dijeron que estaba fantásticamente bien… no puede ser, ¡Se han equivocado de informe señores!” o “¿Que el espermiograma no ha salido bien?  Pero si somos gente super sana que ni fuma, ni bebe y hacemos mogollón de deporte…”

Sip.  A veces pasan estas cosas.  Tantas como que a día de hoy más de 50 millones de personas en el mundo sufren infertilidad y dan de bruces en una consulta de reproducción asistida después de un año en búsqueda porque “Hasta que no llevas un año, no tienes de qué preocuparte”

Pues bien.  Vamos a desmontar esta frase de una vez por todas ya, porque no hace otra cosa que sumar un tiempo inútil a nuestra búsqueda.

No se trata de ir corriendo ahora mismo a ver cómo está tu reserva ovárica pero no estaría de más que si vas a posponer la maternidad/paternidad solicitaras una prueba de vez en cuando para preservar tu fertilidad futura.

¿Qué prueba?  Hoy nos centraremos en la fertilidad femenina así que vamos allá: En el caso de las mujeres una sencilla analítica (a través de un análisis de sangre) que determinará si tu reserva ovárica corresponde a tu edad, pero ojo con esto porque precisamente la edad es algo importante que debemos conocer.

Veamos esta tabla:

A los veinte es la edad perfecta para ser madre.  Pero… ¿Quién está pensando en ser madre a los veinte?  Generalmente a esa edad te planteas muchas cosas, entre ellos algunos de los temas con los que hemos abierto este artículo:  prosperar, ser independiente… y lo de ser madre “ya se verá”, eso “Puede esperar”

Y casi sin darnos cuenta, de un salto nos plantamos en la treintena, cuando esa palabra “descenso” nos rasga por dentro.

Descenso.  Si amigas, y a partir de los treinta y seis puedes añadir “en picado”

Esto, por supuesto, si todo va bien.  Es decir, si no hay ningún otro problema de por medio que afecte a nuestra fertilidad y que nuestros óvulos no estén tan flamencos como deberían “según nuestra edad”

Cada mujer nace con una cantidad determinada de óvulos que van disminuyendo tras la pubertad.  En Hello! hemos escuchado muchas veces lo de “Bueno, yo aún soy fértil porque tengo la regla”

Siento ser la aguafiestas de turno pero tener la regla no es garantía de fertilidad.  Lo que aquí es pase de oro es que tus óvulos sean de calidad ya que son quienes van a albergar al pequeño espermatozoide que llegue a meta.

Y aunque hasta en el peor de los casos, y gracias a todos los avances que la ciencia ha hecho en los últimos años, afortunadamente disponemos de técnicas de reproducción asistida que se alinearan con nosotros para que logremos ser padres, pero la pregunta es ¿Se podía haber evitado conociendo de antemano toda esta información?

No sabemos que responder a esto, pero nos gustaría que la atención primaria en ginecología, las revisiones periódicas que nos hacen a partir de los veinte, incluyeran una analítica que nos indicara si nuestra reserva ovárica va bien y en caso contrario que nos informen si sería conveniente preservar óvulos para el futuro.  Tal vez, esto algo ayudaría.

Se han lanzado miles de campañas para evitar embarazos no deseados… ¿Por qué no se pone el mismo empeño en informar a la sociedad de la edad fértil?

Sabemos que tener que recurrir a técnicas de reproducción asistida, pasar por todo esa batería de pruebas, analíticas, informes y consultas, es montarte en una noria de emociones de la que es complicado bajar, pero sin embargo en muchas ocasiones es nuestro pase de oro para lograr el objetivo de formar nuestra familia.

¿Hasta cuándo podré ser madre? Será cuando tú quieras, pero es importante que esta información llegue a la sociedad:  conocer tu edad fértil y preservar tus ovocitos si vas a posponer el plan de ser madre es algo que deben informar en las consultas.

Porque la salud fértil es tan importante para evitar un embarazo no deseado como para conocer que la fertilidad no es infinita.

Esperamos que esta info llegue lejos y podamos ayudar a concienciar tanto a especialistas como a pacientes de la importancia de conocer esta parte de salud preventiva.