Hace un tiempo ya os lo contamos, pero teniendo en cuenta que nuestro perfil va creciendo día a día de vez en cuando lo volveremos a narrar.

Grupo de Apoyo Hello! nació de la mano de Marian Cisterna en 2013 como un pequeño grupo de apoyo para pacientes de Reproducción Asistida en Zaragoza.  Al primer encuentro fueron diez personas y de ahí salieron las primeras colaboradoras que creyeron en el proyecto tanto como lo hacía Marian.

En ese primer encuentro en Casa de la Mujer se pensó en contar con especialistas que pudieran resolver dudas y ayudar de un modo cercano y altruista a los pacientes.

El primer colaborador fue el Doctor Salvador García Aguirre, entonces Jefe de la Unidad de RA del Hospital público Miguel Servet y Jefe de RA del hospital privado Montpellier.  Se enamoró del proyecto y desde entonces ha respondido siempre que lo hemos llamado.  Para Hello! es nuestro Hado Padrino.

Para empezar nos ayudó cediéndonos el salón de actos de su clínica y aunque pensamos que jamás lo llenaríamos, al segundo encuentro acudieron veinticinco pacientes.  En solo dos eventos habíamos duplicado la respuesta de asistencia.  Poco después contar con un aforo de sesenta y hasta cien personas sería algo habitual.

En 2014 y tras varios Coffee Talk (los encuentros entre pacientes en lugares “cuquis”) y las charlas con especialistas, Grupo de Apoyo se pone en plan serio y pasa a ser formal y legalmente Asociación Grupo de Apoyo Hello, manteniendo la esencia de no cobrar nunca a pacientes.

Durante todo este tiempo nos han insistido en qué no pasaba nada por cobrar una pequeña cuota (y realmente así es) e  incluso los propios pacientes nos preguntaban “¿Cuánto tengo que poner?” , pero como buena maña, Marian se negó en rotundo a hacerlo.  No era necesario.

Entonces solo estaban en activo dos Grupos de Apoyo o Asociaciones:  el de Eva María Bernal, Creando una Familia y Masola de Rosa Maestro y aunque residíamos en diferentes ubicaciones, no solo acogieron a Hello! como el hermano pequeño, sino que desde entonces y hasta la fecha, hemos colaborado uniendo fuerzas y generando ideas conjuntas. Hemos crecido y aprendido tanto gracias a conocernos que el lema de “Encontrarnos fue el REGALO, Conocernos el PROGRESO y Ayudar es el ÉXITO” lo cogimos como slogan para describir la magia de estar aquí para los demás.

Durante los siguientes años se fueron creando diferentes Staff Hello! en Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía, Baleares, Cataluña, País Vasco, Madrid y Cataluña.  La magia de nuestro corazón turquesa fue multiplicada por Ana Coronado, Patricia, Sonia, el equipo de Zaragoza, Ana Senent y Miriam desde tierras valencianas,  Loairas en el foro Hello, Nel, Lorena y Ricardo, Silvia, Esther y el resto de personas que nos han acompañado y siguen del modo que pueden ayudando y colaborando de manera voluntaria.

Cada vez que necesitábamos dinero para organizar un evento lo sacábamos de nuestros bolsillos o nos las apañábamos de tal manera que poniendo carita de cordero degollado las clínicas siempre nos cedían su ayuda ofreciéndonos sus salas e incluso preparando un brunch para los asistentes.  También nos han pagado el viaje hasta la ciudad correspondiente a los organizadores y nos han alojado en hotel si era necesario.  Se han portado fetén y no nos pedían menciones especiales a cambio.  Hemos conocido grandes profesionales en este camino:  QUIRON SALUD, IVI, UR VALENCIA, URH, LOVE FERTILITY, FIVMADRID… Ay mare, que nos vamos a dejar a muchas… pero bueno, estas fueron las primeras (y este espacio no está promocionado, oiga)

Esto nos ha permitido crecer, pero sobretodo llegar a muchos lugares y estar con los pacientes en persona.  La experiencia ha sido brutal.

En 2020 pasa lo que pasa, una pandemia nos dice “Hola qué tal” y tenemos que reinventarnos.  Recogemos de nuevo a Marian que el último año se nos había quedado por el camino debido a un brote de la esclerosis múltiple y dice “Le vamos a dar un giro a esto”

Abrimos un nuevo canal, el de Comunidad Online, donde la idea es comenzar a monetizar para generar puestos de trabajo y que Hello! disponga de un equipo como Dios manda.  ¿Cuántas de las personas que estáis aquí y habiendo pasado por esto nos os gustaría poder dedicar parte de vuestro tiempo a ayudar a otros?

Como Marian está erre que erre en no cobrar a los pacientes, se abre la puerta a las colaboraciones con clínicas, laboratorios y marcas pero haciendo las cosas como moralmente nos parece correcto:  ya no nos describimos como una Asociación sin ánimo de lucro, por lo tanto borramos de nuestra web, redes sociales y dossieres esa descripción.  Ojo, tampoco pasaría nada, hay Asociaciones sin ánimo de lucro que monetizan por lo mismo, pero en Hello! no nos termina de encajar.

Colaborar con firmas no significa que vayamos a bombardear a la audiencia con directos con especialistas solo por percibir ayuda económica o que os pongamos doscientos banner cada vez que entréis a la web, somos muy tiquismiquis con estas cosas y hablamos de las cosas en las que creemos.  No tratamos a nuestros colaboradores como proveedores de dineriqui, sino como parte de nuestro equipo, de un modo familiar y cercano para que ellos también se sientan a gusto con nosotros.  Por eso nuestros precios no son de miles de euros, son ajustados porque aquí lo importante es colaborar, formar equipo y servir de ayuda a pacientes.  Ese ha sido nuestro motor siempre y es así como deseamos seguir realizando nuestra actividad.

Si una cosa tiene Hello! es que en estos años se ha granjeado muy buena reputación entre los colaboradores y entienden cómo queremos llegar a los pacientes:  con sinceridad, claridad y sobretodo con recursos reales que ayuden.  Nada de anunciar y promocionar.  De hacer acciones por percibir algo a cambio.  Lo tenemos clarísimo.

También os decimos que a fecha de hoy aún no hemos empezado a monetizar pero estamos en ello, para que Hello! pueda seguir ofreciendo su ayuda no solo a nivel nacional como los últimos siete años, ahora damos el salto a América Latina porque nuestras amiguis del otro lado del charco también se lo merecen.  Por eso veréis que compartimos links y noticias de otros Grupos de Apoyo y Asociaciones de latinoamérica.  Esto lo hacemos de manera  gratuita y lo seguiremos haciendo porque ayudar a otros que hacen lo mismo que nosotros nos mola.

¿Por qué os contamos todo esto?  Porque nos parece importante que sepáis qué nos mueve y qué hacemos para seguir adelante, con pandemias y cualquier otro obstáculo que se ponga por delante.

Por lo tanto, repetimos, si tienes un Grupo de Apoyo o Asociación contad con Hello! Siempre porque os daremos visibilidad siempre de manera gratuita. A nosotros nos ha costado mucho llegar donde hemos llegado y queremos ayudar a los que desean hacer lo mismo.

Los pacientes nunca vais a tener que pagar nada.  Para eso estamos aquí, no lo hemos necesitado nunca y nos buscaremos las castañas para conseguir lo que necesitamos sin recurrir a cuotas.  Que oye, no pasaría nada.  Pero es que a Marian no la vamos a convencer jamás de eso.

Las mañas es lo que tienen que son cabezotas nivel infinito.

Si te ha parecido interesante, puedes compartir este post en…

En capítulos anteriores...

Culpabilidad, ira y otras emociones negativas en Reproducción Asistida

La culpa es probablemente una de las emociones más constantes que nos acompañan en reproducción asistida.

Si además le sumamos escasa paciencia e irritabilidad,  una sensación de amargura constante desemboca en una misma conclusión: «Perdone señora pero esta no soy yo»

Hoy abordamos por qué nos sentimos tan mal con nosotras mismas durante un proceso de Reproducción Asistida.

Vamos al lío baby.

Permítete sentir, by Marian Cisterna

Lo más triste de estar triste es no permitirte estarlo.

Recuerdo que días después del legrado que me separó físicamente de mi hijo no sentía ganas de llorar pero no pasaba ni una hora sin que notara que por mis mejillas corrían lágrimas como puños.

Mis ojos, que como los tuyos, son muy sabios hacían su trabajo dejando que la pena saliera.

Cada vez que recuerdo esos días mi cara se transforma en esa expresión de shock y no aceptación que tuve durante muchos días, porque lo que yo quería… lo que quería de verdad era volver a ser la persona que no había perdido un hijo.

Afrontar embarazos ajenos

Ocurre que durante un proceso de fertilidad son tantas las emociones que vivimos que eclosionan unas con otras dando lugar a otras nuevas a las que no sabemos poner ni nombre, y es justo esto lo que ocurre cuando un paciente de reproducción asistida recibe la noticia de que alguien de su entorno está esperando un bebé.

Voy a intentar explicar progresivamente como se suceden los acontecimientos y como nos sentimos para que al reconocer nuestras emociones normalicemos cada una de ellas. Vamos allá.